maíz, soja y trigo

Maíz, soja y trigo: ¿Qué saber antes de invertir?

Maíz, soja y trigo son las principales materias primas agrícolas y generan mucho interés a los inversores. ¿Pero que saber de las mismas antes de invertir?

Maíz, soja y trigo: ¿Qué saber antes de invertir?

En el mercado de futuros el maíz, soja y trigo tienen un papel fundamental. No solo en lo que se refiere a la producción de alimentos en todo el mundo, sino por su importancia en el mercado de futuros. Ya que son utilizados por empresas y traders para invertir o especular sobre su valor. Pero hay algunos aspectos a tener en cuenta antes de invertir.

¿Qué sabemos del maíz, soja y trigo?

El maíz, dada su alta liquidez en los mercados de futuros, es una opción popular para invertir, que se adapta tanto a los comerciantes a corto plazo como a los inversores a largo plazo. Sin embargo, ha sido a menudo volátil, influenciado por las condiciones climáticas cambiantes y las políticas agrícolas. La soja tiende a tener precios más estables, aunque la producción de soja se concentra en regiones globales específicas, lo que la hace susceptible a factores económicos, climáticos y otros factores ambientales locales. El trigo, cuyo mercado suele depender de acontecimientos geopolíticos como conflictos y prohibiciones de exportación, también puede tener una volatilidad impredecible.

Las fluctuaciones en los precios de los cereales podrían indicar cambios en el crecimiento económico e influir en todo, desde la capacidad de miles de millones de personas para poner alimentos en sus mesas hasta la estabilidad de las naciones.

¿Por qué se invierte en ellas?

Las empresas y traders invierten en maíz, soja y trigo para diversificar su cartera, protección y especulación sobre la tendencia del mercado. Incluso son utilizadas como protección contra la inflación, ya que las materias primas a menudo conservan su valor en tiempos de incertidumbre económica. Así como también para protegerse de los cambios futuros del precio debido a dificultades como problemas en la próxima cosecha.

¿Para qué se utiliza el maíz?

El maíz es utilizado como alimento para el ganado vacuno, aves de corral y cerdos, teniendo una gran demanda por parte de la industria ganadera. También es utilizado para el biocombustible de etanol. Sin olvidar para el consumo humano como mazorca y en productos como jarabe de maíz, almidón de maíz y aceite de maíz, que son ampliamente utilizados por los fabricantes de alimentos y los cocineros caseros como edulcorantes, espesantes y para freír.

El jarabe de maíz con alto contenido de fructosa (JMAF) es otro fin de la producción de maíz, pero está siendo cuestionado por numerosos consumidores y organizaciones defensoras de la salud, ya que consideran que no proporciona la misma nutrición que en su forma natural.

Los principales exportadores de maíz son Estados Unidos, Argentina, Ucrania, Brasil, Francia y Rumanía.

Su precio dependen en gran medida de la producción y existencia anual, la cual puede verse afectada por sequías o inundaciones.

¿Para qué se utiliza la soja?

La soja también se destina para el consumo humano como frijoles crudos (edamame), tofu, leche de soja, salsa de soja, miso y muchos otros productos. También se destina para la producción de  aceite y harina.

El aceite de soja se procesa para su uso en grasas para cocinar, aderezos para ensaladas, hornear y freír.

La harina de soja es un alimento para ganado rico en proteínas para aves de corral, cerdos y peces criados en granjas. Siendo estas industrias grandes demandantes.

También se incluye en suplementos proteicos y sustitutos de la carne, lo que satisface la creciente demanda de proteínas de origen vegetal para el vegetarianismo y el veganismo.

Sin olvidar la producción de biodiesel.

Las inundaciones y sequías también influyen en su precio.

Sus principales productores son Argentina, Brasil y Estados Unidos.

¿Para qué se utiliza el trigo?

El trigo se utiliza principalmente como harina para panes, pastas, productos horneados y cereales para el desayuno.

Existen varios tipos de trigo: Rojo duro de invierno y primavera, rojo blando de invierno, blanco y duro.

El trigo no cuenta con el uso para biocombustibles.

Al igual que los anteriores, las condiciones climáticas adversas influyen sobre su valor. Así como los niveles de existencias, los cambios en los patrones de consumo, eventos geopolíticos, políticas comerciales y fluctuaciones monetarias.

Entre los principales exportadores podemos señalar a Rusia, Estados Unidos, Australia, Canadá y Ucrania.

¿Cuáles son los factores cruciales?

Al momento de invertir en maíz, soja y trigo debemos tener en cuenta los siguientes factores cruciales:

  • Gráficos de precios de varios años para identificar rangos de precios, tendencias y patrones estacionales
  • Pronósticos del Departamento de Agricultura de EE. UU. sobre la producción, el consumo y las existencias en EE. UU. y el mundo
  • Pronósticos climáticos estacionales para anticipar efectos potenciales sobre la siembra, las condiciones de crecimiento y los rendimientos.
  • Las perspectivas de exportación basadas en las políticas comerciales y la demanda de los principales importadores
  • Costos de insumos como fertilizantes y combustibles que afectan la rentabilidad y la superficie de cultivo.

Las influencias a largo plazo sobre la demanda de estos cultivos afectan sus precios futuros. Estos incluyen el cambio climático, los avances tecnológicos, el crecimiento de la población y los patrones migratorios, y los cambios en las políticas comerciales internacionales.

2 comentarios en “Maíz, soja y trigo: ¿Qué saber antes de invertir?”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *