¿Cuáles son las diferencias entre contratos de futuros y contratos a plazo?

Los derivados financieros como los contratos de futuros y contratos a plazo suelen tener múltiples propósitos. Estos suelen ser los más escogidos por los inversores, ¿pero cuáles son sus diferencias?

¿Cuáles son las diferencias entre contratos de futuros y contratos a plazo?

Hablar de contratos de futuros y contratos a plazos es hablar sobre derivados financieros. Estos son utilizados para cubrir posiciones o multiplicar ganancias. Aunque a priori parecieran ser similares, por necesitar contrapartes, también cuentan con sus diferencias. Pero comparten los mismos riesgos.

¿Qué son los contratos de futuros?

Los contratos de futuros con acuerdos que se hacen entre dos partes las cuales marcan un precio al que deberán comprar o vender en un momento determinado previamente.  Así como las unidades que deberán comprar o vender.

Los inversores también deben determinar un margen y la cuenta donde se realizará una liquidación diaria. Si la pérdida es alta y el margen cae por debajo de un cierto porcentaje del valor total, se deberá re financiar la cuenta o mejor conocido como “llamada de margen”.

No son flexibles, ni se puede elegir precio o fecha de forma aleatoria. Pero se puede liquidar un contrato a una fecha anterior gracias a la contraposición debido a la estandarización.

Por ej. compras un contrato de futuros para comprar un activo con 30 días para el vencimiento. Puedes comprar otro contrato de futuros para vender el activo en 30 días. Si los precios de ambos son los mismos, entonces no habrá ningún impacto en la posición general y habrás cerrado tu posición.

¿Qué son los contratos a plazo?

Los contratos a plazo son versiones no estandarizadas de los contratos de futuros. Ya que podemos decidir el activo subyacente, precio y vencimiento. No hace falta un Exchange como intermediario entre las partes y tampoco se determinar el tamaño del lote.

Gracias a que no hay “mark to market” no hay liquidación diaria y tampoco es necesario establecer un margen. Pero hay mayor riesgo de que una de las contrapartes no cumpla con el contrato.

¿Quiénes operan estos contratos?

Podemos dividir a los compradores en dos categorías entres los contratos de futuros y contratos a plazo:

  • Cobertores: Estos quieren reducir el riesgo de fluctuación en el precio de un activo subyacente. Si una empresa depende del petróleo crudo y cree que el precio aumentará bruscamente, puede ir en largo con un contrato de futuros o a plazo. Las ganancias del contrato a plazo/futuros niegan cualquier aumento adicional en el precio del petróleo crudo. Pero si hay una caída en el precio, la empresa deberá pagar el monto diferencial
  • Especuladores: Su objetivo es amplificar su rendimiento al celebrar el contrato, en lugar de comprar realmente el activo subyacente. Esto sucede porque el inversor no tiene que pagar el valor total del monto nocional, pero puede exponerse a activos de mayor volumen. Si bien pueden aumentar las ganancias potenciales, las pérdidas pueden ser enormes si los precios no son favorables

¿Cuáles son las diferencias de los contratos?

Podemos señalar las siguientes diferencias entre los contratos de futuros y contratos a plazo:

  • Los futuros son estandarizados y los a plazo no
  • Los futuros se negocian en un Exchange y los a plazo en mercados “over the counter” u OTC
  • Los futuros se liquidan diariamente y los a plazo no
  • Los futuros se pueden rescindir fácilmente y los a plazo no, ya que son contratos con términos exclusivos entre las contrapartes
  • Los futuros son reguladores y los a plazo no
  • En los futuros no existe un riesgo de incumplimiento, mientras que en los a plazo si
  • Los costos de los futuros son menores que los a plazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¿Necesitas ayuda?
Ir arriba